domingo, diciembre 21, 2014

El hacer y el Ser en el programa educativo del escultismo (2)



Una educación imposible

            En el texto anterior afirmábamos con otras palabras la tan citada frase de BP de que el escultismo es la carnada para la educación en valores, por eso no dudábamos en afirmar que los valores secundan al saber hacer y no al revés como en los protocolos de comportamiento cargados de valores morales disfrazados de objetivos educativos; que es necesario producir una falta en el saber para que se produzca el aprendizaje y el acompañamiento del adulto en el juego scout. Si la posición de quien dirige es “protocolo en mano” la educación que ofrece el escultismo  se reduce a una adecuación de los niños y jóvenes al protocolo. Esto no es sin consecuencias ya que muchas de las conductas que se “esperan” en realidad no son esperables para el grupo etario, incluso se las denomina “objetivos desafío” porque van directamente en contra de cómo los niños y jóvenes viven sus procesos vitales.

            La teoría de la “adecuación” sostenida a partir de las malla de objetivos de Programa parte de una concepción que no tiene en cuenta la historia personal y el grupo cultural al que pertenecen los niños y jóvenes del movimiento… bajo un ideal de “pluralidad” y ante la falta de distintos formatos con los que practicar el escultismo se homogeneiza “con las mejores intenciones”. La “adecuación al protocolo” pareciera definir la intervención pedagógica, sin que el dirigente se realice preguntas básicas como ¿Qué hacemos con los fragmentos de historia que traen los niños y jóvenes?  ¿se dan indicaciones? ¿se escuchan? ¿se tienen en cuenta los valores de la comunidad a la que pertenece? Debemos tener en cuenta de que si damos lugar a la escucha de las historias familiares y singulares pero se sigue trabajando para “adecuar al protocolo” se sostiene una práctica educativa imposible[1]. Es por ello que no dudamos en sostener que lo que se aprende siempre es un conjunto de conocimientos parciales que definimos como las “artes scouts” y los conocimientos variables que surgen de los proyectos; es en ellos y no en otro lado donde se construye y aprende la propia subjetividad. La genialidad del método scout en la versión que plantear Roland Phillipps es maravillosa… uno de los muchachos se va haciendo “maestro” y toma a un “aprendiz” que luego será maestro, base de la enseñanza del dirigente y/o sinodal y a su vez de cómo se trabaja en la patrulla!... y toda la “mística” tan cuestionada por algunos “vanguardistas preclaros”, donde se canta en grupo, se ríe en grupo, se actúa, y que lamentablemente va perdiendo lugar por “cosas más importantes”, es fundamental para el modo de estar en el mundo que tiene un scout, eso lo distingue de otros y le brinda un sello particular en la construcción de la subjetividad… allí están los valores y no en un protocolo de conductas; se transmiten valores y un legado cultural particular que ES parte fundamental en el proceso educativo, porque de esta manera es como niños y jóvenes pueden historizarse dentro del movimiento scout pero no sucede de una manera secuenciada y ordenada, sino en el contexto del juego, una y otra vez… en narraciones aparentemente desarticuladas que participan de un núcleo central.

            Es en el trabajo concreto del saber hacer junto a quienes tienen dificultades de aprehenderse con relación a la Ley es donde a partir de las actividades le posibilitamos una y otra vez subjetivarse en un lugar simbólico, identificarse pero no a un protocolo previo sino a su propia construcción, le permitimos pertenecer, construir un proyecto de vida… buscamos una y otra vez despertar ese deseo de aprender y jugar, señalar ese vacío que permite la tensión necesaria para poder Ser sin protocolos… con lo que trae de su casa, con las narraciones sociales que lo habitan. Debieramos trabajar para que el escultismo  no sea un conjunto de enunciados morales gramaticales, sino un estilo de vida entendiendo por esto último aquello que  sabiamente señalaba Roland Barthes[2]… el estilo es algo que sale del cuerpo, que pulsa, lo más propio de un sujeto, aquello que impulsa su vida… en cambio los enunciados de algún manera señalan aquello que está muerto y como tal pueden sonar correctos pero aburren, no permiten jugar ni divertirse.

            A veces pienso que nuestro escultismo está mas cerca de las enunciaciones que del estilo… quizás porque el estilo da temor a los adultos, o los cuestiona en su propio ser.




[1] Leandro de Lajonquiere.” Infancia e ilusión (psico)pedagógica “ Nueva Visión. 2000
[2] Roland Barthes. “El grado cero de la escritura”. Nueva Vision

sábado, diciembre 13, 2014

¿Quién ganó y quien perdió en las elecciones de Scouts de Argentina?



        No es común en política institucional especialmente cuando se trata de sistemas que eligen a algunos de sus miembros para ocupar los lugares de autoridad plantearse lo que implica el problema de la “representatividad”. Desde los abordajes clásicos que obedecen a cuestiones básicas y primarias en las que se plantea como eje principal el antagonismo entre unos y otros, nos encontramos con la dinámica del enfrentamiento. La frase “o estás conmigo o estás contra mí” condensa de forma certera el cómo se entiende la realidad institucional: “si no estás con mi sector institucional, estás con el otro”. Basta que un grupo de personas se afirme como “grupo” para que automáticamente los demás sean del “otro grupo” aunque se digan (y sean) independientes entendiendo como tal, a aquellos que representan demandas parciales del cuerpo institucional. Esta forma de entender la política institucional parte de la premisa de que la representatividad es posible, o sea, se parte de una mentira aplastando a partir de un pensamiento homogéneo la emergencia de distintas demandas políticas y por ende, la posibilidad de que una organización tenga mejores posibilidades para reinventarse… el alojar lo diverso se torna “peligroso” para unos u otros. Por la escasa posibilidad de alojar lo diverso y lo novedoso, las instituciones pueden considerarse conservadoras… pero no se avanza sin ellas.

            La historia de Scouts de Argentina podría reducirse a la continua tensión entre dos sectores que no ha sido sin consecuencias para la asociación y para las prácticas que se realizan en cada grupo scout, especialmente ante la imposibilidad de generar lo novedoso que entre otras cosas permitiría alojar la diversidad de demandas institucionales como diversificar la representatividad evitando la autodiscriminación o fuga de personas / grupos scouts, o la discriminación y persecución política de quienes representan otro tipos de demandas institucionales. El eslogan de los jóvenes que tanto uno u otro grupo levantan como bandera no se condice con la edad o historia institucional de quienes se ubican como Representantes de esas demandas, o mejor dicho Amos de esas demandas…  Podría decirse que uno de los sectores surge representando los intereses políticos expansivos de una parte importante de la ex ASA institución reconocida por la OMMS a y el otro de sectores expansivos de la ex USCA, institución no reconocida por la OMMS pero con una penetración en el cuerpo social mucho más importante en cuanto a la cantidad de miembros (una relación como mínimo de 3 / 1)… el sector independiente surge de distintas demandas de las dos ex instituciones y no obedecen necesariamente a una lucha de hegemonías… en mas, podría decirse que de distinta manera intentan representar la posibilidad de lo novedoso. Es recomendable releer los escritos de estos últimos meses sobre historia política de scouts de Argentina para poder seguir la lógica de argumentación de este punto de vista, que no tiene pretensión de ser hegemónico…

            De lado de la “ex Asa” ubicábamos en los actores del momento (incluidos el candidato a Presidente) el armado previo de Scouts de Argentina y la imposición con los dos primeros Directores de Programa de un modo de entender el escultismo a través del Programa, que entre otras cosas provocó la estampida de muchísimos grupos scouts, distritos y zonas ante la imposibilidad de participar en los procesos de construcción de los destinos de la asociación. El primer Director (Búfalo) llamó a cabildos que no fueron vinculantes respecto del Programa lo que provocó una estampida de grupos, al poco tiempo fue invitado a dejar el cargo siendo alojado en su momento por la OSI para un trabajo en el Jamboree de Chile. El segundo Director Pato, sin anestesia impuso el Programa basándose en el argumento de supuestos pactos firmados imposibles de cambiar, una nueva migración se produjo. El segundo Director junto a otros Directores finalizaron despedidos por conflictos de intereses ya que como empleados ejecutivos de la asociación formaban parte de un sector político clandestino (continuidad de la ex ASA) llamado Nueva Corriente de Opinión, que operaba haciendo uso de las posibilidades que brinda el ejecutivo al llegar directamente a todos los asistentes zonales… esta situación fue conocida en la asociación a partir de mails de ese grupo que fueron enviados por error a personas que no participaban de dicha corriente.Luego del despido, el segundo Director también fue empleado por la OSI

                  Es importante ubicar que el problema no era la existencia de líneas políticas internas, sino que la misma operaba de forma oculta y que no puede considerarse una buena práctica de los Ejecutivos que eran empleados asociativos, participaran e hicieran uso de la estructura organizacional con fines políticos particulares. Lo sucedido no pasó sin pena ni gloria ya que fue el motivo principal y no dicho de la expulsión de quien estuviera a cargo (por función) del despido de los Directores de Area y líder del otro sector institucional, sosteniendo dicha expulsión aunque las exhaustivas y minuciosas auditorías externas posteriores al fallo de la Corte Nacional de Honor demostraran el grosero error de la Corte Nacional de Honor, dentro de un contexto institucional convulsionado (que no es el actual).  Con posterioridad la NCO se convirtió en otra movida pero ya no clandestina (ganamos en salud institucional) que se llamó RIS y que se formaba parte por invitación exclusiva introduciendo la lógica del partido político dentro de la institución… a respuesta del otro grupo fue la conformación de “revalorización”... y todos los demás quedamos fuera de las dos propuestas "partidarias"

            De lado de la Ex Usca es realmente asombroso cómo se fue produciendo la pérdida de representatividad básicamente por la torpeza de sus líderes que aun teniendo mayoría en el Concejo Directivo en vez de alojar la riqueza existente en su base y en la base general de la nueva asociación, no ofrecieron resistencia a los cambios bruscos verdadera importantes (Programa) que entre otras cosas produjeron una estampida asociativa y fueron minando su propia representatividad. Podría decirse (y téngase en cuenta que solo es una comparación) que mientras el grupo de la NCO asumían una postura tipo FAUNEN, el grupo de la ex USCA se fue asemejando cada vez más al PRO… La Presidencia de Paccioretti (“K” ) llega con la ayuda de la NCO aunque inicialmente no era parte de ella y con apoyo de cierta parte de la base de la ex USCA… con el correr del tiempo podría decirse que si existió una posibilidad novedosa en Scouts de Argentina fue la Presidencia de Gabriel Paccioretti, pero lamentablemente el contexto de continua difamación y lucha fraticida donde el pasaje de factura por los Directores despedidos pasó a ser lo más importante no cesó hasta obtener como trofeo la cabeza del ex DE mediante su despido y expulsión de la Asocación, esto se produjo a partir del automartirio del Presidente Asociativo que renuncia en plena Asamblea Nacional produciendo como efecto cascada el pedido de revocatoria del mandato de algunos Concejeros Nacionales.Personalmente formé parte del CD posterior a ese echo y si digo esto sin empacho es porque como consta en las actas del Concejo Directivo fui uno de los responsables que ante la contaminación política del asunto insistiera con vehemencia que la solución asociativa debía encontrarse encontrarse por fuera de las suspicacias y de los pasajes de factura internos, realizando la denuncia penal correspondiente y los pedidos de auditorías externas que con posterioridad al fallo, por sus conclusiones, se convirtieron en prueba determinante para mostrar la CNH a partir del informe interno de auditoría habia llegado a una conclusión errónea, falaz e injusta… no está mal aclarar que tengo copia de toda la documentación que avala lo que afirmo.

Una escición interna dentro de este grupo hegemónico de los “ex uscos” provoca que si bien se comparte la “tradición institucional” algunos de sus miembros ejecutivos adhirieron ideológicamente al modelo político institucional vertical instaurado por los Directores despedidos pero sin ser parte del grupo político… esto provocó distintos frentes internos: la lucha por la participación real y vinculante de los socios en Programa y Formación, la recuperación de la posibilidad de decisión ante las propuestas de la OSI respecto de las áreas estratégicas, la reforma estatutaria más federal, posiciones más ligadas a la vinculación con cierto sector conservador de la Iglesia Católica, la lucha para impedir la “ley del método” que pretendía por Ley del Congreso borrar el escultismo que no fuera de SdeA como. Como dentro de este grupo triunfa la visión “PRO” muchos de los que no acordaban se fueron, formaron parte de los independientes o trabajaron con el otro sector donde se sentían un poco más representados al menos en lo ideológico educativo… el surgimiento de “Revolarización” es el afianzamiento de una línea interna dentro de los ex Usca mas ligada a la derecha institucional… pero ojo, RIS no era la izquierda… sino FAUNEN.

La torpeza de “Revalorización” ha sido importante, especialmente por la falta de liderazgos que vayan más allá de las peticiónes de principio... Las movidas políticas han sido desprolijas y con poco sentido estratégio.... como ejemplo de ello tenemos el extraño  derrotero del nuevo Presidente… Elegido como Concejero Nacional  ni bien entra, al irse el  Director Ejecutivo  asume el cargo. En el momento de mayor pérdida de representatividad de su sector, elige presentarse como Presidente renunciado a la Dirección Ejecutiva, lo que implica que el nuevo CD conformado por la mitad de sus miembros ligados al sector que continúa con la línea NCO/RIS sera determinante para la elección del próximo DE ya que en la otra mitad del CD dos de sus miembros son independientes… esto muestra a las claras lo que podría considerarse torpeza política… pero ojo… no implica el surgimiento de un NUEVO ciclo, máxime si se piensa que la primera minoría pretendería llevar a la Dirección Ejecutiva a Búfalo, y a la Dirección de Métodos Educativos al Pato… los mismos de hace 20 años, los responsables de los “cabildos” y de la imposición del Programa Educativo que no se podía cambiar (y que luego de unos años se demostró que era una mentira porque SdeA no adhirió a cuestiones programáticas de la OSI, como por ejemplo en caminantes)...

No está demás aclarar que esto es sólo una lectura posible, y que no es intención  abrir juicios sobre la “bondad” o “maldad” de las personas, sino de lo que se produce en los modelos antagónicos donde las instituciones  no logran contener sus diferencias políticas.

La pregunta que se  impone de este breve texto es la siguiente ¿La perdida por escasos votos de Daniel Vasquez no implica el mayor triunfo para el sector del que forma parte?... para pensarlo

lunes, diciembre 08, 2014

El hacer y el Ser en el Programa Educativo del Escultismo ( I )



Si el movimiento Scouts es de los Muchachos ¿cómo pensamos el  lugar desde donde los chicos aprenden y practican escultismo? Dos respuestas son posibles… la “oficial” dice que la asociación “ofrece” a los participantes una serie de objetivos a lograr y de allí se irán realizando las acciones necesarias para el cumplimiento de los mismos. La otra, a partir de las actividades que los participantes plantean realizar se provoca la aparición de un vacío de saber articulada al deseo de hacer; la localización de este vacío determinará los distintos aprendizajes a realizar.

Desde el punto de vista de la respuesta “oficial” no es seguro que en la práctica el movimiento sería de los muchachos ¿cómo entender esto? Degradada la Ley Scout de pacto fundante de la comunidad a un grupo de objetivos educativos que apuntan al Ser y son planteados por la Institución de acuerdo a lo que la misma considera como Ideal Educativo; el aprendizaje se produciría por el vacío de ser (ya no de saber) entre lo que el chico es y aquello que el adulto quiere que sea, el Ideal (del adulto). El dirigente orientará al participante para el logro de los objetivos de una grilla impersonal que pueden reformularse pero no por ello dejan de ser “esos” objetivos; el participante queda en un lugar pasivo ante el Ideal del adulto (Institución) y si no accede a ello, se autosegrega (deserción)

Si pensamos en la segunda respuesta podemos decir que el vacío provocado desde los obstáculos concretos que se encuentran en aquello que se desea hacer, el aprendizaje se produciría entre aquello que los muchachos construyen como punto de llegada y lo que les falta para  lograrlo. En este caso el adulto es responsable de acompañar y colaborar para que la actividad se convierta en un hecho educativo orientando sus intervenciones a provocar ese vacío para poder enfrentarlo no de cualquier manera sino con la mirada puesta en el horizonte del pacto fundante de la Ley que no funcionaría como una serie de prescripciones morales disfrazadas de objetivos.

Si se le pregunta a ellos… el escultismo es para todos.

            El escultismo cobra sus “víctimas”… esto ocurre cuando desde la oferta institucional se produce una inadecuación entre la realidad sociocultural y las necesidades de cada uno de los muchachos determinada por la intervención que el dirigente realiza sobre el grupo y sobre cada uno de los muchachos, posibilitado por estar habitado por la ideología que se desprende del Programa que utiliza como referencia. Si para adecuar el Programa a cada uno de los participantes se parte de un deber ser del protocolo de actitudes siempre se aplastará la diferencia por homogeneización, ya que no es el saber lo que se “adecúa” sino el ser del muchacho el que debe hacerlo… difícilmente este tipo de práctica educativa se oriente a partir de la escucha del mundo concreto de los niños y jóvenes concretos, de sus historias familiares y sociales, de sus posibilidades de aprender cosas. Los valores en el movimiento scout deben secundar al  querer hacer y esto no puede ser cambiado ¡los chicos y muchachos vienen a jugar y a hacer no a recibir lecciones de moral!... transmitir los valores del pacto fundante no es posible sin considerar a qué vienen los chicos al grupo scout y cuál es la subjetividad de cada uno de ellos.


No se hace escultismo desde un protocolo de actitudes morales, sino a partir del hacer, lo que permite la posibilidad de transmitir saberes y recrear actitudes orientadas por la Ley Scout, la que el participante ha asumido libremente al formular su promesa… de allí la importancia del saber hacer y del testimonio personal del dirigente. El “aprendiz” no solo aprende técnicas scouts, poco a poco va pareciéndose a su maestro por lo que éste hace, no tanto por lo que dice; por como él actúa, no por cómo dice que hay que actuar… el saber es una construcción social que para ser inclusivo debe orientarse en el deseo de los muchachos, desde allí el dirigente interviene acompañando y facilitando el proceso.