domingo, julio 31, 2016

Woodcraft y Raiderismo





            En Raiderismo afirmamos que una parte importante de nuestro trabajo con  chicas y muchachos se relaciona estrechamente con el Woodcraft más conocido como “el arte de los bosques”. Setton se inspiró en la serie de habilidades que desarrolló en los bosques canadienses y en los “pieles rojas” para escribir cuestiones relativas a la técnica. En el Raiderismo no nos quedamos con esa sola experiencia ya que con Baden Powell aprendimos que las artes scouts se encuentran esparcidas por todos los continentes y en “Escultismo para muchachos” da muestras de ello.

            ¿Acaso los nombres de las patrullas que hacen referencia a los distintos pueblos originarios de nuestros países son una cuestión decorativa? Indudablemente no. A las técnicas que Setton desarrolla, los Raiders Scouts le agregamos las que se desprenden de la relación con nuestros pueblos originarios y su medio ambiente que también es el nuestro, por eso cada Patrulla Raider debiera imbuirse en la forma de ver el mundo de su grupo de referencia y en el desarrollo de las técnicas que cada grupo ha desarrollado en los lugares del país donde se asentaban.

            El dirigente Raider alienta la apropiación de conocimientos de las artes  de los grupos de los cuales toman nombre las patrullas y no solo el conocimiento teórico sobre ellos. A modo de ejemplo con los Diaguitas puede establecerse un campo de aprendizaje propio en el que las técnicas de siembra, el manejo del agua propio de la montaña, las técnicas básicas de construcción con piedras, el hilado de lana, el tejido, el manejo de la arcilla y la construcción de artefactos y los juegos, constituyen un plus para el grupo de chicas y chicos que no debemos dejar de considerar en todas sus potencialidades. Es el Woodcraft que añade nuestra experiencia de Raiderismo en el país, lo que ha generado entre otras cosas, campamentos donde las competencias basadas en los juegos de los pueblos originarios han sido una de las motivaciones para las chicas y muchachos, empresas donde la producción de tejidos, máscaras de carnaval y cacharros de alfarería han causado al trabajo a nuestros adolescentes con el fin de aprender algo de lo propio y a la vez circularlo por la sociedad para obtener dinero para su siguiente aventura o servicio.

Estar – siendo y Raiderismo

            El aprender – haciendo del raiderismo se complementa con ese modo de transitar el mundo que el antropólogo argentino Rodolfo Kush denominó “estar siendo” , tan adecuado al grupo de edad  donde se trata de Ser o no Ser. Él plantea que el pensamiento Europeo está centrado en el “Ser” lo que implica entender el mundo como una exterioridad que debe ser conocida para luego convertirse en ciencia, y de esa manera manipular la realidad externa, la solución de los problemas se halla en el afuera y la interioridad está adormecida. En cambio los pueblos originarios de América se centran en el “Estar” donde la subjetividad es la de la circunstancia, la interioridad se encuentra potenciada provocando el asombro de la pequeñez humana ante el universo, se habita en el aquí y ahora” sin necesidad de apropiarse o manipular el mundo, dejándose sorprender por él. El “estar siendo” es una fórmula que traduce una dinámica vital muy particular entre lo determinado y lo indeterminado, la exterioridad y la interioridad. Se trata del descubrimiento de lo humano a partir de cómo va aconteciendo.

            Nosotros vemos que nuestros Raiders por cuestiones de edad suelen simplemente “estar” y si esto les perturba empujándolos al “vacío de ser” rápidamente buscan un “Ser” en los objetos que les ofrece el mercado capitalista como por ejemplo juegos del celular, redes sociales, chats, selfies que los muestran felices ante el mundo pero que son un modo de escape frente al silencio de la existencia …  un silencio que por momentos grita.  El Raiderismo le propone el “estar siendo” como Gran Juego de la vida, orientando lo circunstancial del encuentro a la sorpresa de encontrarse en un momento dado en la cima de una montaña atravesado por una circunstancia que lo potencia y no en un vacío de la existencia que le provoque escribir palabras vacías una tras otras en un whatsup interminable para hacer de la vida un “como sí”… como si estuviera viviendo, como si tuviera amigos, como si fuera feliz, como si fuera aventurero.

            El Woodcraft Raider permite que esa soledad y ese vacío se moldee en un torno de cerámica donde el propio borde lo constituye cuando se elabora el cacharro. Es la trenza de ocho realizada con tiento tal como hicieran y hacen nuestros sogueros, donde se anuda y se convierte en un objeto borde entre lo interior y lo exterior, elaborando una manera particular de estar siendo sin necesidad de la huida que provoca el falso pero eficiente antagonismo entre el ser y la ausencia de ser que de otra manera lo impulsaría (a veces convirtiéndose en impulsividad) hacia una actividad externa sin pausa como intento de velar la sensación de vacío común en la adolescencia, que muchas veces provoca huidas mas escabrosas como el consumo de sustancias e incluso el intento de suicido como forma de solución definitiva a la existencia.

La potencia de la sorpresa

            Hace muchos años atrás un dirigente Raider me decía que si el objeto de los Raiders es escalar el cerro “Tres Picos”, la mejor decisión que podía tomarse es contratar un micro que los lleve desde el campamento hasta la base del cerro y luego buscarlos para el regreso. Sueno lógico ¿no?. Con el tiempo uno se va dando cuenta que muchas actividades que se realizan en los Scouts obedecen esa lógica, que es la del “viaje de fin de curso” donde las actividades se suceden las unas a las otras sin posibilidad de hacer experiencia de ellas. ¿Acaso los Jamborees no suelen armarse de esta manera?. Hoy en día, revisitando el Woodcraft Raider pongo seriamente en duda de que eso se trate el raiderismo.

            El proceso de tecnologización y la prisa de las actividades (en contraposición a la pausa que implica una actividad) ha provocado una “pobreza de la experiencia” inédita para el hombre. Si en el Raiderismo planteamos un estar siendo que permita la articulación interior – exterior difícilmente esto sea posible si estamos atravesados por la prisa, que termina teniendo la misma lógica que se desprende de los objetos tecnológicos donde continuamente se trata de acallar o no producir el silencio interior haciendo que todo sea imagen exterior al sujeto, un sujeto des-sujetado, des-amarrado,  en una posición de errancia frente a lo que podría constituirse como lo más propio: la experiencia del mundo y de los otros.

            El Woodcraft Raider permite la construcción de un mundo que no tome como modelo la pantalla ¿si no podemos hacer experiencia de las cosas podemos afirmar que existe diferencias ente disfrutar de estar en un lugar y verlo en las fotos que podemos googlear? De hecho si introducimos la pausa el lugar deja de ser “fotográfico” para poco a poco adquirir cualidades… texturas, olores, temperaturas… en la pausa activa que implica la caminata de 10 kms hasta la base del Cerro “Tres Picos” todo nuestro cuerpo es interpelado por la naturaleza. Las categorías de espacio y tiempo resuenan de otra forma cuando dejamos de estar confundidos con el paisaje como imagen para establecer un borde operativo que permita hacer experiencia de él. El sauce dejará de ser un “jpg” cuando nos acercamos a él, tomamos su leña, vemos los animales que aloja en su seno, convertimos su madera en mesa y sus ramas secas en leña que permite hacer el fuego para alimentarnos. Y qué decir si en ese tiempo de silencio y espera tomamos un lápiz y papel  y comenzamos a dibujar ese sauce que no será como otro, ya que al hacer experiencia de él nos damos cuenta  que es tan singular como cualquiera de nosotros.

            De la “foto universal” que para todos es la misma, en la experiencia que vive el Raider se produce el encuentro con lo singular que sorprende, generando bienestar interior e invitando al hacer queriendo conocer más de ese insecto extraño que se encuentra sobre la corteza del Sauce. El Woodcraft Raider es un arte que no está hecho para ser admirado, sino para motivar a que nuestros chicos y chicas se conviertan ellos en artistas – artesanos en la construcción y vivencia de la aventura que los lleve a la cima, como en la construcción de un mundo que merezca la pena ser vivido.

viernes, julio 22, 2016

Ciudadanía activa en la década del 70. Escultismo y revolución



Mural de Homenaje a scouts y guias victimas del Terrorismo de Estado
Comunidad Guía - Scout "La Pequeña Obra" - Bahía Blanca-

            No es la idea del texto “entender” la década de los 70´ sino plantearnos qué nos puede enseñar sobre la “ciudadanía activa”  y sobre los cambios… no solo de época sino de cómo de concepciones educativas en el escultismo que intentaron responder el nuevo desafío social a través de las reformas educativas que no es seguro fueran para mejor, por el impacto que tendrá en la “domesticación” de los jóvenes y con el tiempo, con cierta desorientación en una propuesta pensada inicialmente para niños y adolescentes.

            ¿No será que el desafío del movimiento scout ya estaba y los 70 pusieron en evidencia a través del aumento de la participación juvenil el cómo las organizaciones habían mirado hacia un costado?  Recordemos que en esos años había un eslogan que decía: “Más scouts, mejores ciudadanos” y era usado por las distintas asociaciones de varios países de América Latina para convocar a los jóvenes.

            Pensemos… en Argentina –por ejemplo- ya en 1918 la Reforma Universitaria planteaba el cogobierno estudiantil dando a los jóvenes voz y voto (y, eventualmente, el veto) en la mesa de las decisiones académicas. Un joven de 17 – 18 años que había estudiado en el secundario estaba habilitado para trabajar en un banco o construir una casa (si era técnico) pero en el movimiento Scout era un “beneficiario” donde sus decisiones estaban sujetas a los permisos “morales” de los adultos que estaban a cargo: los dirigentes.

            No era muy claro qué significaba ser Rover (además de las definiciones de libros) y donde terminaba ese asunto. De allí los distintos ensayos asociativos a nivel mundial con clanes hasta los 26 años, definiendo puntos de culminación como “la partida Rover” a los 21 y, donde no había Rovers, ofreciéndole al muchacho mudarse a otro grupo a cumplir la progresión o quedándose a dirigir como “Rover en servicio” o directamente ayudante de rama. Esto es algo en que insiste…  aún en nuestro tiempo.

            Es importante tener en cuenta que BP antes de crear el Roverismo los llama antiguos scouts, es que quizás en él estaba la idea de que la propuesta scout termina más o menos a los 17 o 18 años… y lo que sigue sería otra propuesta de alguna manera forzada, que permitiera a los “antiguos scouts” mantenerse unidos por los Ideales Scouts y ser de utilidad a los dirigentes y scouts. Esto nos permitiría sostener a manera de hipótesis que el movimiento scout tendría dos propuestas: La primera de ellas fundacional, para los niños y adolescentes; la segunda surge a pedido de jóvenes y dirigentes, una propuesta juvenil que lleva a la creación del Roverismo… siendo el comienzo de un nuevo problema desde mi punto de vista aún sin resolver, llegando en algunos casos al exceso de definir el movimiento a partir de una de sus propuestas como lo hace la OMMS: “El movimiento scout es un movimiento educativo para los jóvenes”.



Escultismo y Revolución…

“Participe hace un montón de tiempo en el movimiento Boys Scouts
que formó parte de mi formación revolucionaria
 y una verdadera escuela de servicio",
Presidente de Nicaragua Daniel Ortega, año 2007
Dirigió la revolución sandinista en los años 80


                       La llegada al poder del socialista Salvador Allende en Chile y la resistencia Peronista con el retorno de Juan Domingo Perón en Argentina, sumado a los antecedentes de la revolución cubana, generaban un clima de época muy particular, donde la revolución se articulaba al heroísmo suponiendo que por ese medio sería posible abolir el poder y la dominación, todo ello alimentado por las grandes producciones filosóficas y políticas de ese tiempo.  Las discusiones sobre el poder y la dominación se traslada – como era de esperar – dentro de las asociaciones scouts.

                  Llegada la democracia en 1973 en INSA se produce un cambio generacional pero no se abren los espacios de debate sobre los fundamentos del escultismo, a pesar de la insistencia de jóvenes y dirigentes. Lo máximo que se permite es trabajar en conjunto con “juventudes políticas” y con la “multipartidaria” de esa época a partir de que algunos Rovers participaban a su vez en los centros estudiantiles universitarios y partidos políticos. Algo similar sucedía en la USCA donde los jóvenes post concilio participaban en la Juventud Obrera Católica y en la Juventud Universitaria Católica además de que algunos lo hicieran en partidos políticos… se podría decir que no había diferencia entre los jóvenes de una organización u otra, de hecho trabajaron muchas veces en conjunto como el caso del Operativo Dorrego de asistencia en villas.

            Ante la falta de respuesta en ambas asociaciones (INSA y USCA), amplios sectores progresistas se escinden e integran el MOSCA (MOvimiento SCout  Argentino). En el caso de INSA, dos provincias completas pasan a esta asociación: Chaco y Formosa. Simultáneamente grupos de Rovers son cooptados por algunas organizaciones guerrilleras, al punto que en el ataque al Arsenal Viejobueno, infiltrado por los servicios militares, se calcula que de los 300 guerrilleros muertos, la mitad eran antiguos scouts... La estrategia militar del ataque – según los datos obtenidos -se habría basado en una modalidad de formación scout conocida como “estrella”, atacando desde distintos flancos el Arsenal. Si bien esto no ha podido verificarse fehacientemente, hay testimonios que confirman algunos casos. La espiral de violencia habría producido el autoexilio de algunos dirigentes Rovers que, al no haber sabido/podido contener a los jóvenes, temen por sus vidas por la acción de la triple A, decidiendo irse del país o cerrando los grupos. Asimismo, se produce un éxodo de jóvenes de los grupos scouts disolviéndose muchos clanes Rovers en los grupos más activos, llevando a las asociaciones a lo que se llamó la ‘infantilización del movimiento scout’ es decir, que la gran mayoría de sus ‘beneficiarios’ sean niños y adolescentes, con una merma importante en jóvenes. Casi no quedan jóvenes. La violencia en el país lleva a que el MOSCA se autodisuelva alrededor del ’75, con el objeto de preservar la vida de jóvenes y dirigentes. Incluso algunos grupos scouts se disuelven íntegramente o regiones enteras se aíslan de las asociaciones de las que se habían escindido, transformándose en nuevos movimientos juveniles.

            Un estudio sociológico del movimiento scout en ALyC, encomendado por la OMMS a uno de sus miembros técnicos el Lic. Mateo Llover, realizado alrededor de 1974, revela la ‘infantilización del movimiento Scout’ en prácticamente todas las asociaciones scouts salvo en una en la que estaba en crecimiento el roverismo: Nicaragua. Cinco años después, en 1979, se produciría la Revolución Sandinista que expulsa al dictador Anastasio Somoza que llevaba decenas de años sostenido por el gobierno de  EE.UU, los scouts nicaragüense no solo fueron parte sino que el líder de la Revolución, Daniel Ortega, adjudicaba parte de su formación revolucionaria y de entrega al prójimo al Escultismo.



(Foto. Joven Médico Eduardo Missoni, prestando su servicio en la Nicargua Sandinista. Blog de Kim)

            En 1973 Salvador Allende era derrocado y asesinado en Chile, en 1976 la Junta Militar en Argentina derroca al gobierno democrático y se inaugura el período más oscuro de la historia argentina. En INSA  se decide disolver la rama Rover, ordenándose cerrar los clanes en los grupos en los que todavía subsistieran. Algunas voces dicen esto se hace porque prácticamente no había clanes; otras dicen que fue para preservar la vida de los que quedaban enviándolos a sus casas. (esta última versión fue confirmada años después conversando con directivos scouts de la época). Lo concreto es que esto disuelve el ‘Clan Escuela’ que estaba funcionando en la sede de la INSA, como forma de hacer resurgir la rama, replicando el esquema inicial de formación en los años ’50. La USCA NO disuelve la rama rovers apoyándose en el paraguas que le daba la institución Iglesia y, aprovechando esta circunstancia más el comienzo de la consolidación de la "metodología de la ruta", comienza una enorme expansión del Roverismo vía la presión de los párrocos para que en algunos lugares los grupos scouts de las parroquia se desafilien de la INSA y pasen a la USCA, y a la incorporación de jóvenes que al no tener posibilidad de participación política van tomando nuevamente como opción la participación en el escultismo. Un cambio que pasa inadvertido es que comienza un ciclo de ciudadanía pasiva, con actividades centradas al interior de la sede de los grupos, es decir, sin salir a las calles, propiciado y promovido por las cúpulas asociativas, en resguardo de la salud (vida) de toda su membresía. Consecuentemente, se va produciendo un recambio dirigencial por dirigentes más jóvenes, especialmente en INSA al no tener rama para los jóvenes.

            El terrorismo de Estado cuenta con muchos scouts y antiguos scouts entre sus víctimas, entre ellos – por ejemplo- miembros de Equipos nacionales como el caso de Raul Herrera quien estuviera en los Equipos Nacionales de Raiders y Rovers de USCA. Se habla de mucho más de 100 scouts a partir del golpe de Estado (sin contar a los que fueron asesinados por la Triple A con anterioridad al golpe) pudiendo encontrar algunos de sus nombres e historias en el Blog de scout desaparecidos, único Blog testimonial de victimas del terrorismo del Estado en América Latina, ya que las asociaciones scouts y muchos grupos scouts eligieron no recuperar su historia, y es de suponer que en países como Chile y Uruguay deben existir muchos mas… pero de eso nada sabemos.


            ¿Cómo reaccionarán las organizaciones scouts en la época respecto al concepto “ciudadanía activa” en un tiempo de revoluciones civiles y represión militar?¿que hicieron con sus programas?… muchos de ellos corregidos durante las Dictaduras militares, inclusive los de la OSI donde se reformula el Roverismo antes de 1980, con un continente prácticamente gobernado por dictadores… pero ese tema, es para el próximo articulo.

domingo, julio 17, 2016

Servicio versus amarres... La "ciudadanía activa" en los 60'



         Qué fue de la “ciudadanía activa” en los 60 es una buena pregunta para la cual no he encontrado mucha documentación, lo que puede considerarse como algo no casual en función de distintos acontecimientos de época, ligados a las dictaduras en América Latina.

            Los chicos mayores de 16 años habían sido una preocupación temprana en el propio BP; en junio 1914 escribia a la Sociedad de Amiga de los Scouts: “Por medio de los centros locales de esta Sociedad, esperamos proveer  Clubes  en  todos  los  núcleos  Escultistas,  en  los  cuales  puedan mantenerse en contacto los Jefes de Tropa, los Antiguos Scouts   y   todas   aquellas   personas   que   se   interesen   por   el  Movimiento.   La   única   condición   para   pertenecer   a   dichos  centros,  es  ayudar  al  Movimiento  Scout  en  la  mejor  forma  que pueda  cada  uno.  Es  el  propósito  establecer  entre  los  Antiguos  Scouts,  rangos  y  deberes,  por  medio  de  los  cuales  puedan conservarse  en  contacto  con  los  ideales  del  Escultismo  y  al  mismo tiempo ser de utilidad a los dirigentes y a los Scouts”. Hacia enero 1917 en “La gaceta de la Oficina Central” volvía sobre el tema afirmando que “Por largo tiempo hemos venido considerando útil construir una rama de ‘Scouts Mayores´ Pero nos queríamos abstener hasta el fin  de  la  guerra.  Acontecimientos  recientes  han  colocado  esta  cuestión  en  primera  línea  y  la  pregunta  es:  ¿Qué  medidas deben     adoptarse     en     un     futuro     cercano?     Parte  del Adiestramiento de los Scouts Mayores tendría naturalmente que incluir  el  someterse  a  pruebas  para  adquirir  insignias  cuyas  normas  fueran  superiores  a  las  de  los  Scouts,  y  con  vistas  a especializarse  en  alguna  rama  de  la  industria,  del  comercio, etc., para que esto sea útil en su vida futura”. La solución que se planteará con posterioridad será la creación del Roverismo y comenzarán las discusiones de ¿a que edad se comienza? expresada en distintas soluciones programáticas hasta que décadas después se constituye en algunas asociaciones una cuarta rama, lo que a su vez provocó crisis de separación.

            Las soluciones construidas hasta comienzos de los 60’ pueden resumirse en los Scout Seniors (Scouts Mayores, de 14 a 18) ingleses sugeridos por el propio BP y retomados en 1946, los Ventures Scouts (en paises del Commonwealth, con variaciones entre 14 -17) y los Raiders Scouts Franceses (15 – 17). De las tres propuestas dos de ellas se centran en una faz aventurera con ampliación de conocimientos de lo obtenido en la etapa anterior, mientras que la otra enmarca una concepción de “ciudadanía activa” más amplia que la Buena Acción, acorde a las edad de los muchachos. Como vemos la discusión planteada en la serie de textos es trasladada a la fundación de lo que serían las ramas de “edad intermedia”. Heroísmo y revolución son ideas que se imbricaron constituyendo un tipo de subjetividad sacrificial que no fue sin consecuencias.

El contexto de época

            Si pensamos en el contexto de la década del 60 el afianzamiento del fenómeno adolescente y juvenil tendra como iconos sociales dos figuras que marcaran época y tendencias: Por un lado James Dean, el “rebelde sin causa” que vive intesamente y muere joven en un accidente; por otro lado Ernesto Che Guevara, el “rebelde con causa” que vive intensamente y muere asesinado en Bolivia. Dos cuestiones fundamentales surgen de las figuras icónicas:

    (1)    La rebeldía juvenil como atrayente mercado para el cine y la música que le ofrecen una causa a través de los productos-mercancías generados en el mercado del naciente rock & roll, desde Elvis Presley, The Beatles en adelante. La rebeldía es socialmente encausada por el mercado a través de productos-mercancía que dan inicio a un proceso de globalización juvenil (al menos para cierto sectores sociales) que producirá cón el tiempo distintos estilos de vida homogéneos; para cada estilo se promoverán discos, vestimentas y se ofrecerán objetos valiosos. El capitalismo mundial pone especial atención a este grupo etario especialmente porque todo el dinero que disponen lo utilizan en la compra de  productos “para diferenciarse” unos de otros, y el mercado de discos y contenidos no dejará de aprovechar esa circunstancia de  esa época hasta la actualidad. 

     (2)  La rebeldía convertida en revolución ante la explosión del desarrollo capitalista democrático que mas de eliminar las desigualdades sociales las hizo cada vez mayores, generándose la lucha por un mundo distinto, que encausará a los jóvenes en una serie de ideales sociales encarnada principalmente en la Revolución Cubana, la figura mítica de Ernesto Che Guevara y en Argentina, con el invento político del peronismo por un lado es pre- y por otro pos-moderno (Gianni Váttimo[1]), que se encontraba proscripto generándose lo que se conoce como “resistencia peronista”

            En América Latina Chile, Uruguay y Argentina, son los únicos países donde el escultismo es masivo. En el resto del Cono Sur la membresía es reducida a sectores de clase alta y media alta. A diferencia de otros países del continente, en Argentiona se encontraban representadas las dos corrientes del escultismo, la inglesa y la franco-belga, la primera de ellas en la INSA laica, la segunda en la USCA católica. Este dato es importante porque la primera a partir de la llamada Ley Irigoyen y la segunda por ser considerada un movimiento de Iglesia, formarán parte de los Aparatos Ideológicos del Estado. La primera de las instituciones argentinas estará atravesada por quienes ocupan el gobierno, mientras que la segunda por la Pastoral Católica que en la década del 60 comenzará a tener su propia revolución interna a partir del Concilio Vaticano II planteando no solo una crítica interna hacia la propia Iglesia, sino una mirada distinta con relación al mundo promoviendo  la inserción de los catolicos para cambiar los ambientes a través del cuerpo teológico que comenzará a tener un peso importante conocido con el nombre de Doctrina Social de la Iglesia Católica surgido en el siglo XIX a través de la encíclica Rerum Novarum donde ya en ese tiempo se pregunta y responde sobre lo que podría considerarles los límites del liberalismo y del socialismo. A la par del Concilio se desarrollará y afianzará en Europa lo que con posterioridad se conocerá como Teología de la Esperanza y en AL la Teología de la Liberación donde abrevarán distintos sectores de una Iglesia que en parte se transforma en revolucionaria en su Opción Preferencial por los más pobres.

La Cuarta Rama.

            En 1958 el scout seminarista MS Herrera Gallo toma las ideas de Michel Menu y abre la primer patrulla raider en Argentina, con los scouts más grandes de la Tropa Scout. La Patrulla se llamó Diaguitas. En 1959 se realiza la primer Investidura Raider en Villa Tacul (San Carlos de Bariloche). Hicieron falta unos años, hasta que en 1962 se terminara de dar forma al sistema de trabajo con un estilo aventurero que no podía faltar. Para 1964 algunos grupos comienzan a incorporar el Raiderismo provocando de hecho la existencia de una cuarta rama, con una metodo propio, separada de la tropa scout y de los Rovers. Se orientarían en el lema que planteara Michel Menu “Las alas raiders son para llegar volando a Salvar a quien nos necesita”. Las primeras empresas de servicio se realizarán en comunidades originarias Mapuches y Tobas. La “ciudadanía activa” se articula al lema “Salvar” como ampliación de la Buena Acción diaria.

            En 1969 se edita la primer cartilla de los “casacas rojas” -la camisa era de ese color- llamada “Raiderismo en Marcha” definiendo la rama como una “empresa permanente” a partir de la cual se realizarán “raids de exploración, animación de jóvenes, construcción de canoas, construcción de obras de servicio a la comunidad, pintar escuelas, misiones en zonas apartadas, deportes de montaña, etc” . Propone como modo de pensar la accion Raider el método ver – juzgar y actuar donde en primer lugar se observa en el ambiente problemas concretos, luego se analiza sobre las casusas que provocan dicha realidad para que finalmente ser realice una accion concreta significada como respuesta-compromiso. Claramente el raiderismo no se plantea como un modelo de “escultismo parlamentario” sino sobre el modelo de un “escultismo en acción” teniendo en cuenta los recaudos necesarios que impone el grupo de edad especialmente a la hora de definir el tiempo de la empresa y el esfuerzo que ella implicaría

El Roverismo cuestionado

            Podría decirse que en las asociaciones existentes en Argentina en ese tiempo, con relación al Roversimo no había mucha diferencia, aunque en la Católica por el impulso de época (Concilio Vaticano II) se daba cada vez mayor importancia al “Servicio al prójimo” y en la laica las ideas progresistas comienzan a hacerse un lugar cada vez mayor. El “mayo Francés” pondrá sobre el tapete la nueva cuestión social de los jóvenes en esa época con el cuestionamiento al “poder” , las “políticas de dominación” y entre ellas la relación “docentes – alumnos”cuya repercusión llegó a todas las instituciones que comenzaron a producir algunos cambios. Mientras en Chile el socialismo crecía de forma importante, tanto que en 1970 llegaría al poder Salvador Allende, en Argentina la proscripción del peronismo y las alternacianas dictaduras/pseudodemocrácia tambien produjeron efectos sociales my importantes como el ”Cordobazo” y una serie de revueltas obrero – estudiantiles en distintos puntos del país. En 1968 INSA realizaría un Congreso Rover en la ciudad de Córdoba al que fueron invitados Rovers y dirigentes de USCA donde los jóvenes, además de la discusión de temas del contexto sociopolítico uno de los planteos más fuertes fue ¿cuál es la misión social del escultismo en la sociedad argentina?. Un conflicto intergenracional comienza a presentarse entre el Roverismo que tal como trabajamos en textos anteriores se basa en una concepción de “ciudadanía pasiva” y los jóvenes Rovers que plantean lo rechazado… el Roverismo necesita “ciudadanía activa”… aventuras y amarres si, pero no sin servicio comunitario comprometido, el trabajo en el “desarrollo comunitario” debía ser algo más que una insignia de “especialidad”.

            En una de las instituciones a partir de la adhesión al naciente movimiento de “sacerdotes del tercer mundo” con el icónico ejemplo del padre Mugica, algunos Rovers y dirigentes se comenzaron a volcar al trabajo comunitario pero esto no fue general por la propia estructura conservadora de la Iglesia especialmente en la CABA; en la otra institución se dice que las conversaciones se hacían con un grabador arriba de la mesa y con otro debajo, haciendo referencia a que cada uno grababa lo que se decía para tener pruebas y evitar distorsiones. Del debate quedaban fuera los interesados, que eran los propios Rovers… en 1973 retornará la democracia en Argentina, pero eso… es tema del siguiente artículo.




[1] Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad, Argentina 2015

sábado, julio 02, 2016

Ciudadania activa: retorno y tensión en el programa (2)


Franja de Gaza. Julio de 2014. Scouts trasladan heridos a Hospital de la ONU


            Mientras en  el resto del mundo Gilcraft seguía siendo el paradigma para el roverismo en tanto ciudadanía pasiva y parlamentarismo scout, en Francia sucedían otras cosas y no era casual ya que la posguerra fue quizás el período más brillante en la historia del pensamiento Francés cuya influencia mundial se extiende a nuestro tiempo: Jean Paul Sartre, Jacques Lacan, Michel Foucault, Levy Strauss, Merleau Ponty, Louis Althuser y muchos otros darán vida a movimientos filosóficos, antropológicos, educativos y políticos de los cuales órdenes religiosas como jesuitas, dominicos, franciscanos no estarán ajenos a los debates culturales adelantando a su vez lo que fuera el revolucionario Concilio Vaticano II que produjo cambios que conmovieron al catolicismo gracias a los interrogantes y debates que se habían producido  a partir de la II guerra. La ebullición de ideas crecía produciendo avances en materia de derechos y en el desarrollo del fenómeno de las juventudes, ya que a partir de la posguerra no solo la escuela secundaría se universalizará en Europa favoreciendo el afianzamiento de lo que se conoce como adolescencia, sino que las universidades llenándose de jóvenes comenzando a ser cada vez mas importante el fenómeno de las juventudes universitarias que ya no pertenecían solo a una pequeña elite político-económica como en la época de Gilcraft. La otra cara de la moneda en la posguerra es la Hegemonía mundial de  EEUU respecto de lo político y económico junto al comienzo de la guerra fría imponiendo entre otras cosas el temor al socialismo y al comunismo reforzando la cosmovisión conservadora del roverismo.

            Es común que algunos referentes del movimiento scout señalen la historia de Scouts de Francia en este período dentro de la historia de los avances educativos del movimiento. Scouts de Francia es parte de la OMMS pero es ilusorio generalizar los avances franceses que podrían considerarse inicialmente una resistencia a la Hegemonía planteada por la Organización Mundial.

No todo campismo – no todo civismo

            Volvamos a la Francia de posguerra… quizás el Abate Pierre es el más digno representante de los ideales scouts de la época ya que en su figura se articula la no contradicción entre escultismo, política y “ciudadanía activa”. Scout desde su adolescencia en un movimiento que lo marcaría para toda la vida, a los 19 años en 1931 se ordena como monje capuchino y en 1938 es nombrado sacerdote. Miembro activo de la resistencia contra la ocupación nazi en la posguerra fue elegido Diputado Nacional por el Partido Movimiento Republicano Nacional siendo su mandato de 1945 a 1951. En 1949 funda los traperos de Emaús. En 1954 hace un llamado radial a la población para ayudar a los miles de franceses sin techo, y los Rovers de esa época se convirtieron en constructores de viviendas básicas para quienes no tenían donde vivir. Un dato para los lectores argentinos: Fue el Abate Pierre quien dijera “Antes de hablarle a Dios a una persona que no tiene techo, es mejor conseguirle techo” siendo la influencia más importante para la orientación social y pastoral del padre Carlos Mugica, miembro del grupo de sacerdotes para el tercer mundo, asesinado en 1974 por un grupo de terrorismo de derecha conocido como triple A por su trabajo de dignificación en las villas de emergencia de Buenos Aires.

            Bien… decir que los Rovers de Francia se dedicaron a ser constructores es hablar de una época de un necesario debate para replantear el equilibrio entre la “pura ciudadanía” con el “campismo y la aventura”. Forestier en su libro “Escultismo ruta de libertad” al analizar la actividad Rover señala que en el afán de transformación algunos dirigentes habían arrastrado a los jóvenes a empresas de reconstrucción que no habían deseado o comprendido, por períodos muy prolongados  de tiempo, cuyo resultado habría provocado deserciones en los clanes. La nueva realidad de los jóvenes franceses volcados al mundo laboral o universitario necesitaba de la “ciudadanía activa” pero sin perder aquello que ha caracterizado al escultismo en tanto vida al aire libre. Este punto es muy importante ya que no se plantea volver al Roverismo de Gilcraft y podría condensarse en esta frase “La ruta de S.D.F habría podido ser sencillamente este arte de acampar entre amigos. En muchos países la ruta no es mas que esto” sino que los Rover “descubrieran un problema humano, pudiendo analizar sus causas y reflexionar sobre sus soluciones. Soluciones inmediatas para salir del paso, y soluciones generales cara al porvenir que hagan entrar en el orden de la reflexión política y social” de allí la propuesta de dos herramientas claves para la acción Rover: la descubierta y la empresa (proyecto) de tiempo limitado, alternando con otro tipo de actividades que permitan su desarrollo como la exploración de las artes y lo que llama cine – club que en la actualidad denominaríamos videodebate: “Los jóvenes ven las mismas películas, escuchan  las mismas emisiones, tienen las mismas tendencias musicales, se precipitan todos a la vez sobre la pagina deportiva del periódico del lunes. Eso crea imágenes mentales y un vocabulario común, les permite encontrar una sólida base de intercambios, de contacto, de conversación (…) El papel del clan debería ser, frente a todo esto, el de ayudar a los Rovers a formarse un juicio propio. Juntos, animados por una buena dirección, deberían poder encontrar los medios para que su generación, tanto por sus reflexiones como por su testimonio de amistad, participara de sus razones para vivir”

¡Cuidado! ¡Posibles revolucionarios!

            La guerra fría y el fenómeno mundial de las juventudes reeditarán en la Organización Mundial con cierta fuerza la tendencia de que el mejor servicio que puede hacer un Rover es convertirse en un buen trabajador y ocuparse de sí mismo. Gracias al secundario y los estudios en universidad en los países europeos de posguerra y en los países económicamente poderosos en las decisiones, se crea un nuevo grupo social que podríamos llamar por un lado “el estudiantado” aunque lo correcto es hablar de Juventudes, novedosos actores sociales que impulsan importantes cambios culturales y políticos… y los provocan… generando cierto espanto en esta poco sana relación del escultismo con los Estados (que no son la Patria).

            Si por un lado tenemos al icono americano de James Dean como un rebelde sin causa, héroe juvenil que vive y muere intensamente, sumadas a las figuras del naciente Rock & roll por otro se alzarán figuras icónicas que horrorizan en tanto que a partir de ellas se realizan verdaderas revoluciones sociales, tal es el caso de Fidel Castro y el Che Guevara quienes con 32 años el primero y 28 el segundo dan inicio a la Revolución Cubana convirtiéndose en los héroes juveniles en un mundo donde el poder había sufrido un desplazamiento hacia EEUU. Recrudece el temor al comunismo y de igual manera a la posibilidad de que los jóvenes se conviertan en revolucionarios. En Francia los debates políticos continúan y si no se retrocede demasiado respecto de la “ciudadanía activa” es por el contexto favorable que producía el Concilio Vaticano II.

            Una cuestión que no es menor es que comienza el cuestionamiento al Poder y a los Poderes en las Instituciones a partir del análisis de lo que se llamará la “época de las sociedades disciplinarias”  y el surgimiento del Escultismo formaba parte de ella.  1961 es el año en el que Michel Foucault publicará su tesis doctoral “Historia de la locura en la época clásica”, “El nacimiento de la clínica” y “Las palabras y las cosas” produciendo un resurgimiento de las Ciencias Humanas en especial el análisis del poder y la institución. Franz Fannon (paradigma de la lucha de los 60 y 70) publica “los condenados de la tierra” y luego de haber luchado en la segunda guerra a favor de Francia decide volver a su país de origen (Argelia) que se encontraba bajo dominio francés a luchar por su liberación. Las palabras libertad y liberación resuenan fuerte en la Francia de los 60 con un clima intelectual en constante efervescencia cuyos efectos se harán notar años después en lo que se conoce como la revolución estudiantil y obrera de mayo de 1968.


            Es en este clima que Forestier busca la equilibración del escultismo francés previamente dedicado a la reconstrucción heroica de su país. El raiderismo recibirá un golpe que no será menor. Michel Menu, visionario del nacimiento de la adolescencia como grupo social, los había creado en la posguerra poniendo como eje la aventura siendo un escultismo donde el “salvar” y las “misiones” no se limitaban solamente a técnicas ya que ambos términos nos llevarán a pensar en un raiderismo misionero en lo social ocupándose también de las necesidades de los más humildes tal como la investidura Raider propone. Las “patrullas libres” son un ejemplo de extensión del escultismo en su misión social siendo su destino aquellos lugares donde habitan lo que hoy llamaríamos “periferias existenciales” (término extraído del actual Papa Francisco que en este momento recupera alguno de los aspectos del Concilio Vaticano II olvidados por los últimos papados). La creación de una cuarta rama era necesaria, aunque no lo era la extinción del raiderismo y su reemplazo por los Rangers con cambios que no se limitaron a reducir las exigencias físicas y técnicas lo que era atendible, sino que impactaron en el método y los fines relacionados con la “ciudadanía activa” produciéndose la marcha atrás por temor a que el raiderismo se convierta en una escuela de revolucionarios dado los  avances del socialismo en Asia, la revolución cubana y el clima revolucionario de época donde la palabra “liberación” paso a ser paradigma de los distintos movimientos juveniles.