viernes, abril 28, 2017

Patrullas Libres: De la entidad Patrocinante y la Política Religiosa.

(Foto extraidad del Blog del Cept Nro 14 "el ruralito": campamento realizado por la Escuela de alternancia)


El papel de la Entidad Patrocinante.

            La entidad patrocinante garantiza el acompañamiento de la Patrulla Libre comprometiéndose al seguimiento y la observancia de los aspectos legales y morales que promueve el movimiento scout

            En caso de delegar la responsabilidad en uno de sus miembros, la entidad patrocinante deberá informar los datos correspondientes y la forma de contacto con dicha persona. 

            Cuando una Patrulla Libre surge espontáneamente,  formada por muchachos que no tienen vínculos con una entidad patrocinante,  su primer objetivo debe ser siempre encontrarla.

            Lo que caracteriza a la Patrulla Libre además de sus campamentos, es la autonomía casi completa del grupo  Scout  y el grado de responsabilidad de su Guía de Patrulla.

            Lo que les garantiza la posibilidad de funcionar de forma conveniente es el patrocinio de una Tropa que funciona bien y el Equipo de Tutoría.

            Una Patrulla Libre no tiene obligación de continuidad, especialmente en zonas rurales donde es imposible garantizarlo en tanto por momentos no hay chicas y muchachos en edad Raider.

Política Religiosa de la BPSA

            Es un dato de la realidad que generalmente son las Iglesias las entidades que patrocinan el escultismo. Una capilla, un templo… pero en las zonas rurales existen otras entidades que son posibles patrocinadores: Cooperativas (dentro de sus funciones puede estar el patrocinio y sostenimiento de una Patrulla Libre), Organizaciones Tradicionalistas, Escuelas, etc.

            Es importante dejar en claro cuál es la Política Religiosa de la BPSA para que no exista posibilidad de malas interpretaciones, dado que en la cartilla se hará referencia en repetidas ocasiones a este tema. Vayamos a ella.

El Movimiento Scout incluye a miembros de distintas religiones, por lo cual, debemos observar, las siguientes normas:

§   El Raider Scout debe pertenecer a alguna confesión religiosa y participar de sus celebraciones

§   Si un Raider Scout no perteneciera a una confesión religiosa, es deber del Scouter orientarlo hacia alguna, que en lo posible debe ser la de sus padres o en la que fue bautizado o admitido de alguna manera, debiéndose obtener obligatoriamente el consentimiento de los padres.

§   Si una Patrulla Libre está compuesta por miembros de una forma particular de religión, es deber del Jefe y del Guía de Patrulla fomentar la participación de todos los miembros de la patrulla en la  Instrucción Religiosa, ceremonias  y el cumplimiento de los preceptos que la Autoridad Patrocinante considere adecuados.

§   En el caso de una Patrulla Libre compuesta por miembros de distintas confesiones, es deber del Jefe y el Guía de Patrulla fomentar la participación de sus integrantes en las celebraciones propias de sus religiones; no pudiéndose realizar celebraciones religiosas de Patrulla salvo que estas sean de carácter ecuménico. En campamento, se puede realizar una oración diaria y servicio religioso, de la manera más sencilla y con participación voluntaria de los miembros.

§   Cuando no esté permitido, según las normas de una determinada confesión, que un Raider Scout participe de celebraciones religiosas que no sean las de la propia confesión, el Jefe y el Guía de Patrulla deben velar porque se cumpla esta norma mientras que el Raider Scout esté bajo su responsabilidad.

§  Las celebraciones conjuntas interconfesionales de distintas religiones no están permitidas salvo permiso expreso del Comisionado de Área. Bajo ningún concepto un Jefe y el Guía de Patrulla podrán obligar a los Raiders Scouts a asistir a lugares de culto que no sean los de su religión.


§   Las reuniones y encuentros propios de los Raiders Scouts se celebran para la alabanza a Dios y para promover  el mejor cumplimiento de  la Ley y la Promesa Scout; pero éstos no podrán reemplazar el cumplimiento de los deberes religiosos de los miembros de la Asociación

lunes, abril 24, 2017

Relatos distópicos T.2. Arañas de hilo dorado



            Despunta el alba. Timbúes y Huemules se preparan para introducirse en la selva con dirección al antiguo convento Benedictino del Siambón, donde recibirán ayuda para su regreso. A lo lejos se ven cada tanto drones que vigilan el camino.

-          Eleonor. Por suerte en esta parte funciona el GPS cartográfico, así que lo utilizaremos para cruzar por la montaña y la selva.
-          Piero. Yo diría que subamos remontemos el río, la primer parte es de montaña precordillerana pero no tiene forestación, el tema va a ser cuando bajemos a la selva.

            Subir la montaña no era tarea sencilla. El cañadón no era tan accesible y era peligroso pero los protegería en caso de que los drones se acercaran permitiéndoles usar el camuflaje. Una vez en la cima y pasando la montaña, la vegetación comenzaba. Un denso bosque de yungas casi impenetrable los esperaba.

-          Maximiliam. Comenzamos con problemas. Allá abajo parece impenetrable
-          Joaho. Nada lo es, el tema es que no saldremos ilesos de aquí, tendremos raspones para coleccionar
-          Sacha. ¿Uds que opinan chicas, que son las que tienen experiencia en montañas?
-          Natalia. En las sierras cordobesas… esto es otra cosa, la selva encierra otros peligros.
-          Sacha ¿eh?
-          Natalia. Dicen que en la yungas hay pumas, yaguareté, perezosos y muchas aves. Ahhh… y hay que tener especial cuidado con las arañas
-          Piero ¿¿¿Arañas??? Nadie me dijo nada
-          Natalia. Si. Las más grandes, las gigantes, son del tamaño de un plato asi que no se hagan los locos… igual… es mas el miedo que producen que lo que pueden hacerte.
-          Maximiliam. Ya me cansé…¿alguien quiere ir adelante?
-          Alina. Dejame a mí… quien lo iba decir… tan grandote y tan…
-          Todos jajajajajaja
-          Eleonor. En el GPS figura una especie de huella que lleva a una vieja escuela abandonada que se llama Anfama, se dirige montaña abajo, vayamos hacia allí.

            No había drones en esa parte de la montaña. Parecía que iban tocando el cielo porque la huella marcada por los animales que circulaban por las montañas recorría las zonas altas del cordon montañoso. Había algunos arbustos o árboles, no podían determinarlo bien, pero el silencio y el viento los sumergía en una experiencia que nunca antes habían vivido. Luego de unas horas de viaje llegan a la escuela abandonada de anfama donde pasarían noche, previo despejar el lugar de algunos habitantes naturales. Los viejos paneles solares aún funcionaban por lo que pudieron recargar parte del equipo que funcionaba con batería de litio de alta duración. En la neblinosa mañana comienzan a dirigirse montaña abajo al encuentro del Río Grande donde esperaban poder pescar algo para comer, sabiendo que luego la selva se pondía más densa, pero la huella los direccionaría hacia el Río Siambón y de allí al monasterio.

-          Sacha. Llegamos al Río Grande! Tengo hambre y necesitamos pescar!
-          Ruben. Improvisemos algunos elementos. Cortemos varas y armemos lanzas para tratar de pescar en los recovecos del río, armemos anzuelo y usemos las  mojarras como carnada
-          Alina. ¡Se despertó Ruben! ¡pensé que ya no hablaba! ¡Al trabajo entonces!
-          Todos ¡Salvar!

            Una jornada maravillosa, como esas salidas del siglo XX donde los scouts sabían cómo arreglárselas en la naturaleza. Al mediodía comieron unos peces cocidos sobre las piedras, mientras algunos monos los observaban de lejos y los caranchos esperaban las sobras.

            Al dirigirse río abajo la selva se hacía cada vez más tupida y el declive de la montaña era bastante pronunciado, lo que obligó a las patrullas en algunos tramos utilizar sogas por seguridad. Nadie quería lastimarse porque el problema iba a ser grave porque además de que eran buscados, transportar un herido montaña abajo en ese lugar no parecía algo fácil. Tuvieron que realizar una pequeña triangulación porque la zona no permitía el paso, y al ingresar en la selva se encontraron con una enorme tela de araña, en su centro una Nephila o araña del hilo dorado.

-          Ruben. Ayudenme a juntar telas de araña
-          Mariah. ¿Estas loco?
-          Ruben. No, para nada, nos va a venir muy bien cuando volvamos, ya que con la tela de araña podemos hacer sogas
-          Alina ¿sogas?
-          Ruben. Si. La seda es más fina que un pelo pero si por medio de la tecnología de Basurópolis la convertimos en sogas, obtenemos un material muy resistente, una soga de una mena de 0,5 cms podría detener un avión en vuelo, imagínense que con hilos más pequeños podemos construir materiales de campamento altamente resistente
-          Sacha. Bueno… a juntar telas… no todos los días obtendremos tanta cantidad.

            Ya sobre las 1600 hrs retornan la caminata por la selva, donde se sentía el rugir de algún puma a lo lejos y en los arboles una variedad de pájaros de colores estaba a simple vista. Finalmente llegan a la ruta, a solo dos kilómetros del Siambión. Esos dos días habían sido muy especiales, atrás habían quedado las preocupaciones de los drones y de Ciudad Centro. Natalia les enseña una canción.

            El viejo Abad del monasterio escucha un sonido que no reconocía y se asoma por la ventan. A lo lejos ve a un grupo de chicas y muchachos cantando… puede recordar esa vieja canción que había aprendido de niño:

“Vamos Raider toma tu mochila.
Vamos Raider que hay que escalar
La picada que lleva hasta un Rover
Vamos Raider, vamos, vamos ya”


jueves, abril 20, 2017

¿Qué es una Patrulla Libre?




PATRULLAS  LIBRES  

            Ser adolescente y vivir en un contexto desfavorable en una edad donde la apertura al mundo pasa a ser una preocupación es una situación compleja. Si por un lado las chicas y chicos que viven en el ámbito rural tienen deseos de juntarse con otros, la mejor posibilidad es la escuela, lugar que tiene una función distinta aunque la convivencia y la socialización son importantes. Podemos observar diversas situaciones a lo largo y ancho de nuestro país; por un lado tenemos pueblos pequeños donde las ofertas para hacer actividades se centran en algunos clubes y organizaciones tradicionalistas, en las zonas de campo generalmente no se juntan porque no hay motivos para desplazarse a hacer algo con otros, y en algunos sectores marginales a la imposibilidad de desplazamiento y costo de la realización de alguna actividad fuera del barrio, se suma la compleja problemática de la marginalidad.

            Entre los 13 y 18 años los chicos en el campo comparten actividades, y de hecho en alguna ocasión la participación de jornadas de destrezas criollas son uno de los vínculos que pueden establecerse, pero estas no se realizan todos los días, además de ser competitivas. Las diferencias entre las edades de acuerdo a lo que sucede en la ciudad no son tan terminantes por una sencilla razón… es difícil armar un pequeño grupo sin que las edades sean mezcladas, de hecho muchos de ellos están acostumbrados a que en la escuela primaria rural comparten aula con chicas y chicos de distinta edad, por lo que no es una dificultad realizar tareas junto con otros. Quienes han vivido en las zonas rurales saben de la importancia de que exista un sentido para moverse algunos kilómetros al encuentro con los otros, en nuestro caso ofrecemos uno que no es solo el juntarse porque está bien hacerlo… nuestro sentido es la aventura que propone el Raiderismo que les permitirá tejer lazos entre sí, con otros, vivir una aventura soñada la que no olvidarán en su vida.

            La escuela y la colaboración con el trabajo familiar es una constante en el mundo rural, es necesario poder adentrarse en una vida donde se puedan plantear distintos horizontes de encuentro con los otros que sean significativos. El Raiderismo les ofrece por medio de la aventura, la posibilidad convertirse en ciudadanos activos de sus comunidades, personas confiables que sabrán cómo actuar ante las emergencias de la vida en el campo y no solo eso, estarán prestos a servir cuando se los necesite. El Raiderismo es aventura, pero sobre todas las cosas una comunidad de sentido de jóvenes que crecen en sus valores fraternales y de servicio a la comunidad
           
            ¿Qué es una Patrulla Libre? Es un grupo de Raiders Scouts autónomo constituido por chicas y muchachos entre 13 y 18 años, que pertenecen a la Hermandad Scout y realizan sus actividades de acuerdo a las posibilidades de los lugares donde viven.
  

            Las Patrullas  Libres  forman parte de BPSA de la siguiente manera:

a)       Por pertenencia administrativa y espiritual a una Tropa afiliada, por haber sido formada por la misma o por seguir recibiendo su padrinazgo.

b)      Por pertenencia directa al Distrito, por haber sido fundada por un Scouter y continuar bajo su dirección. Debe contar con el aval del CoNaMeS y la supervisión del Equipo Tutorial de las mismas. En conglomerados urbanos pueden existir “Grupo de Patrullas Libres” que funcionen en distintos lugares a cargo de un Scouter. Cuando la Patrulla Libre está aislada, si cumple los requerimientos es suficiente contar con la aprobación  del  CoNaMeS

c)      Por pertenencia directa al Distrito, por haber sido fundada por una entidad patrocinante que realice convenio de patrocinio con la BPSA. El  Comisionado  de Distrito asegura el contacto y colabora para que las Patrullas Libres realicen campamentos con una Tropa Raider de su jurisdicción.

Las Patrullas Libres ofrecen distintas posibilidades de organización:

a)      Asume la organización y liderazgo de la Patrulla un  Raider Scout  de una Tropa de origen, que conoce el lugar al que viaja por diferentes motivos (familiares, de estudio). La mayoría de las veces, este Guía de Patrulla Libre cumple esta misión con la ayuda de la Patrulla de base que patrocina directamente la Patrulla Libre.

b)      Un muchacho  del pueblo o de la escuela con al menos 16 años, que posea o no conocimientos de Escultismo, con compromiso social comprobable en las Organizaciones de la comunidad y deseo de superarse, es designado por el Jefe de la Tropa de origen.

c)      Un Scouter o Rover Instructor  que se ocupa únicamente de Patrullas Libres  no puede estar considerado Guía de Patrulla sino un Jefe.  Si hay dos o tres Patrullas, se convierte en un Jefe de Tropa. Un verdadero GP es un muchacho  de 15 a 18 años que vive en el mismo barrio que su pequeña unidad.

d)      El responsable de la entidad patrocinante en convenio con la BPSA  que fundara una o Patrullas Libres, puede ser provisionalmente el dirigente bajo tutoría técnica del CoNaMeS hasta que realice la formación necesaria para el cargo, o encuentre un Jefe en edad de tener responsabilidad civil. Los GP deben tener al menos 15 años.

            Estas modalidades de inicio suponen puntos de partida diferentes que iremos abordando en esta cartilla.


Cómo Promover una Patrulla Libre

  1. Leer la presente Cartilla para hacerse bien la idea de lo que se trata.
  2. La BPSA o antiguos scouts que se interesen en el Proyecto,  como primer paso deberían averiguar sobre la situación de  las Organizaciones de la comunidad, si hay muchachos sin contención que no deseen estar en los movimientos organizados y quieran participar del Escultismo de manera independiente.
  3. Contactarse  con una Grupo Scout de la BPSA  cercano, o por medio de la WEB con la BPSA
  4. Encontrar un Guía de 15 a 17 años, con aptitudes para conducir la Patrulla Libre y de ser posible enviarlo a acampar con una Tropa organizada, o bien, solicitar a una Patrulla de la Tropa vecina que, de ser viable, ayude a organizar a los muchachos.
  5. Encontrar una sede
  6. Preparar un programa y presentarlo a la BPSA
  7. Lanzar la Patrulla


            En el caso de las escuelas rurales las patrullas Libres son una posibilidad realmente interesante. En muchas de ellas hay docentes que en algún momento han sido scouts y pueden promocionar las Patrullas Libres porque conocen el valor del movimiento scout. En gran parte de las escuelas rurales será la única oportunidad que tendrán chicas y muchachos para realizar una actividad social organizada distinta a la escolar, que puede adaptarse al contexto en el que viven. Basta con que el docente se contacte con la BPSA, la Dirección de la Escuela patrocine la Patrulla y designen a un Guía que contacte y reúna a sus compañeros para aprovechar las ventajas de la Patrulla Libre en tanto a la adaptabilidad a las horas, días y posibilidades de encuentro posibles, especialmente donde existen chicos y chicas dispersos (como es el caso de las Escuelas de Alternancia o Escuelas Hogares)

(La próxima semana seguiremos publicando la cartilla, los que quieran preguntar alguna duda dejen sus comentarios, porque les servirán a todos)

lunes, abril 17, 2017

Relatos Distópicos T.2. Fuga a la selva tucumana



            Noche sin luna… ideal para avanzar sin ser vistos. Verónica y Piero con el equipo preparado se dirigen hacia el observatorio. Llegan al antiguo camino que unía Cafayate con Tafí del Valle y comienzan a subir utilizando estacas adhesivas donde colocan sogas porque no saben en qué estado se encuentra Joaho y si tendrán que bajarlo en camilla. En acción coordinada Sacha y los demás se dirigen a un camión con el objeto de apropiárselo para huir por el viejo camino de la montaña, sin hacer ruido lo deslizan desde el observatorio hacia abajo con las luces apagadas y se ubican a unos 500 metros montaña abajo.

            Una vez en el Observatorio Verónica y Piero se ocultan tras unas piedras. Un vigilante se acerca con una fuente donde lleva supuestamente comida. Entra a la construcción y sale rápidamente en dirección al observatorio. Verónica y Piero se acercan a la puerta, pasan la tarjeta y al entrar se encuentran con una Joaho encerrado entre barrotes.

-          Joaho. ¡Hola! ¿Vinieron por mí?
-          Piero. Nos quedamos sin yerba y creímos que acá funcionaba un negocio jajaja
-          Joaho. Bueno. No va a ser difícil sacarme.
-          Verónica. Seguro que no – vuelve a pasar la tarjeta y la puerta se abre –

            Se dirigen al encuentro de sus compañeros en el camión. Es tarde y no saben de cuánto tiempo disponen para huir.

-          Sacha. ¡Joaho! ¡te vez bárbaro!
-          Joaho. Por suerte no pudieron obtener datos, mis patrones genéticos no figuraban en ningún lado y como no entendían que pasaba me confundieron con un algún habitante de una aldea de montaña que no estaba registrado, me hice el tonto pero igual me encerraron porque sospechaban, escuché que a la mañana iban a mandar a alguien a la aldea a ver si había algún muchacho perdido
-          Alina. ¡buenísimo!... ahora salgamos porque no sabemos cuánto tiempo disponemos.

            Luego de arrancar el camión se dirigen por el viejo camino a Tafí del Valle. 

-          Mariah. ¡Miren! ¡Vicuñas! ¡Y no tienen los ojos rojos!
-          Todos ¡Jajajajajaja!
-          Kemal. Ríanse pero si chocamos alguna y nos desbarrancamos en diez minutos estamos todos entre barrotes…

            Joaho revisa la filmación que había realizado con los lentes. De pronto se escucha una exclamación.

-          Joaho ¡Miren lo que grabé!
-          Eleonor ¿Qué encontraste?
-          Joaho. Fui abriendo todas las pantallas que pude mientras transmitía lo que veía. Acá hay planos de distintas instalaciones dispersas en Sudamérica, todas cercanas a ciudades y con una red de comunicación subterránea.
-          Mariah. Impresionante, el Bibliotecario seguro va a agradecer la información
-          Joaho. ¡Grabamos la fórmula del Gen 34f! ¡estaba en una de las pantallas!
-          Maximiliam. ¡Buenísimo! ¡Misión cumplida!
-          Sacha. No es tan fácil, ahora hay que llegar a el Siambón, no sabemos de cuánto tiempo disponemos hasta que se den cuenta que falta Joaho
-          Johao ¿no tenemos forma de transmitir estos datos?
-          Sacha. Imposible, la señal no detectable es analógica, no contamos con un aparato potente de tansmisión como el que adaptaste a los lentes.

            Cruzando por el costado de la antigua Tafí del Valle a lo lejos se observan luces de drones que provenían de la zona del observatorio. Seguro ya sabían que Joaho no estaba y que faltaba un camión por lo que había que abandonar el transporte y salir rápidamente hacia la selva tucumana.

-          Eleonor. Vamos hasta “el Mollar” y nos escondemos en la montaña. Tengo la cartografía del lugar
-          Sacha. Si nos nos bajamos nos van a capturar, y si nos bajamos no sabemos qué nos vamos a encontrar
-          Eleonor. Prefiero una araña pollito de la selva Tucumana y no un cabeza pequeña.
-          Sacha. ¿Hay arañas?
-          Eleonor. Del tamaño de un plato, pero no son venenosas según nuestros informes, eso sí, si te muerden duele…
-          Sacha. Vayamos entonces

            Luego de dejar el camión bajo unos árboles, por un costado del lago se dirigen a la montaña, Eleonor considera que un primer tramo deben hacerlo por el cañadón del río que alimenta el lago, es riesgoso porque el primer tramo carece de vegetación.

-          Piero. Hagamos noche en uno de esos viejos galpones
-          Maximiliam. Si, mejor ¿votamos?
-          Todos. ¡De acuerdo!


            Durante casi toda la noche se escucharon drones recorriendo el lugar. Un interceptor térmico que poseía Joaho disimuló la temperatura del lugar donde se habían escondido, obstaculizando los termógrafos de los drones. Noche de silencio. La mañana depara una nueva aventura, en las montañas y la selva tucumana.

jueves, abril 13, 2017

Patrullas Libres de la BPSA Ar. Raiderismo al alcance de todos.



Presentación de la cartilla


            Argentina es un país extenso donde 10 % de la población vive en zonas rurales. De este porcentaje el 34% lo hace en pueblos con menos de 2000 habitantes y el resto se encuentra disperso. En la mayoría de estos lugares los adolescentes que tienen interés por practicar el escultismo no encuentran dónde o cómo hacerlo, aunque existen instituciones que podrían patrocinar la actividad como los municipios, Iglesias, escuelas, asociaciones locales              ( gauchas, cooperativas, etc.) ; en el caso de la población dispersa las Escuelas de Alternancia (Escuelas de la Familia Agrícola, Centros Educativos para la Producción Total) y los Hogares Escuelas son puntos de encuentro donde los adolescentes establecen lazos entre sí que muchas veces podrían ser fortalecidos y orientados en los valores por el Raiderismo.


            Por otra parte en Argentina también existe otra realidad, la de las villas y asentamientos donde vive el 6,5 % de la población, donde existen otro tipo de problemáticas relacionadas que aumentan el riesgo social como la delincuencia juvenil, el consumo de drogas, la falta de esperanza y horizontes para los adolescentes; una realidad no muy distinta a los barrios humildes donde en sus inicios explotó el movimiento scouts en patrullas de chicos que se fueron juntando para ser scouts. En estos lugares también existen entidades que pueden patrocinar la actividad scout como las Uniones Vecinales o Sociedades de Fomento, las Iglesias, algunas ONG´s que realizan actividades.


            Mas allá de las distintas organizaciones, en cada uno de los territorios de nuestro amado país, existen personas de buena voluntad preocupadas por la realidad de los adolescentes, algunos de ellos viejos Scouts que por distintas circunstancias viven en esos lugares e incluso encontraron su profesión a partir del movimiento scout ¿Cuántos maestros y médicos rurales están en lugares alejados de la ciudad habiendo descubierto su vocación en el movimiento scout? ¿cuántos por motivos de trabajo tuvieron que desplazarse abandonando sus grupos a zonas aisladas donde no existen los scouts y añoran colaborar pero no hay grupos o no pueden conseguir la cantidad de gente necesaria para poder llevar adelante un proyecto de esta magnitud?


            La BPSA como Asociación está comprometida en colaborar con los niños y jóvenes pero también es conciente que no siempre el formato clásico del grupo scout es adaptable a las distintas realidades, de allí que hemos decidido ofrecer el formato de “Patrullas Libres” para que los adolescentes puedan practicar el escultismo y beneficiarse de sus ventajas para la vida, sea en la formación de valores, o en el encuentro de esperanza y sentido. 
            

Como Asociación pretendemos estar a la altura de la época, sabiendo que muchas barreras de accesibilidad que existían en otros tiempos hoy son subsanadas gracias a la tecnología. Esto no reemplaza a las personas pero permite a través de formatos virtuales apoyar la tarea de campo de quienes quieren vivir el escultismo en lugares donde hasta hoy no era posible... ya pueden hacerlo.
           

¡El viento es favorable!


¡APROVECHEMOSLO!


2 de abril de 2017


¿Tenes entre 13 y 18 años y te encantaría vivir la aventura del escultismo?... esta cartilla es para vos.

Si sos adulto. ¿Vivís en una zona donde se necesita generar espacios de educación en los valores del escultismo pero por ser pequeño el lugar no existe grupo scout? ¿Sos docente en una escuela de Alternancia o en una Escuela Hogar y descubriste tu vocación en el movimiento Scout y te gustaría que otros chicos tuvieran la posibilidad de orientar su vida en los valores? ¿Sos miembro de una comunidad y buscas alternativas para contener a los adolescentes? 

En cualquiera de los casos, si sos scout y conocés personas que muchas veces han querido serlo como vos, pero por las condiciones que describimos no han podido... envíale el inicio de esta cartilla, e invitalo a seguir leyendo!

(La cartilla completa se publicará por partes, para su comprensión se recomienda no saltear  su lectura)

lunes, abril 10, 2017

Relatos distópicos T2. El prisionero desconocido



-          Sacha. Menudo problema. El observatorio está vacío y hay una entrada ¿alguien quiere asomarse?
-          Alina. Voy yo. Hay mucho silencio así que debe estar vacía. En este lugar parece que no hay seguridad… ni drones, ni un ejército de vigilantes… nada
-          Sacha. También puede ser una fachada. Estamos en medio de la nada, en la altura, un lugar ideal si te querés esconder.
-          Entro.

            Alina traspasa una gran puerta metálica y baja por las escaleras. Queda sorprendida por lo que ve. El observatorio era la entrada a un laboratorio gigante donde se veían trabajando maquinas – robots de última generación, unos pocos vigilantes, y en un lugar vidriado parecido a una pecera, personal de Sonmanto que por sus vestimentas se notaba que tenían alguna importancia. Decide subir las escaleras para avisarle a sus amigos que se podía bajar

-          Alina. Se puede bajar, creo que es el laboratorio, propongo que bajemos a tomar fotos y nos vayamos
-          Todos. Si, hagamoslo
-          Sacha pero no todos, somos muchos. Vayamos tres con las cámaras
-          Joaho. Me ofrezco a ir solo, como no estoy registrado en ninguna computadora porque mi familia es parte del grupo que transporta la mercancía de las colonias a la jerarquía de la Ciudades Estado, y por seguridad nuestros datos están borrados de los registros.
-          Sacha. Ok. Ten cuidado. Nosotros esperamos fuera del observatorio escondidos.

            Joaho ingresa al Laboratorio. Avanza por los distintos pasillo con unos viejos google glass adaptados, que por medio de un conversor digital- señal de TV transmitiría en Blanco y negro todo a la tablet que dejaba en posesión de las patrullas, mientras de forma automática se grababa en ella todo el recorrido. Sus amigos verian lo que hacía Johao con las antiquísimas señales de TV en Blanco y negro que eran indetectables ya que hacía décadas que no se usaban.

            Avanza por el laboratorio de forma silenciosa. Mas de una vez los convertidos en televidentes habían contenido el aire suponiendo que los vigilantes iban a detenerlo, pero los cabeza pequeña se movían de forma muy estereotipada por lo que sus movimientos eran predecibles. Se acercó a pocos metros del laboratorio y decidió esperar un rato. Sus amigos fuera del observatorio ya estaban incomodándose porque el objetivo estaba cumplido, ya tenían filmada la instalación.

            En un momento los dos miembros de Sonmanto que se encontraban en la Pecera salen con destino a un lugar de comidas para el personal, y Johao ingresa. Comienza a revisar papeles de forma rápida para que la cámara los registre, abre pantalas de computadora y archivos, estaba tan entusiasmado que no se dio cuenta cuando los Miembros de Sonmanto ingresaron y lo descubrieron, los que automáticamente cerraron el laboratorio y dieron alarma.

            Tres vigilantes detiene a Johao. Uno de los investigadores le señala al otro que estaba grabando con los lentes, se los sacan y se corta la conexión. Huemules y Timbúes quedan ciegos respecto de lo que sucedía con Johao pero deciden esperar.

            Horas después ven como dos Vigilantes llevan a rastras a Joaho hacia una de las casitas del exterior. Lo ponen dentro y cierran las puertas para luego retirarse
-          Sacha. Esperemos la noche y rescatémoslo
-          Mariah. ¿No será una trama?
-          Piero. Mejor vigilemos. No sabemos qué pasó, si dijo algo de nosotros

A la media hora a vista de binocular se observa a joaho hacer señales por la ventana utilizando un elemento brilloso. Era morse.

-          Maximiliam. Dice que está en un cárcel cerrada electrónicamente. Que entre sus cosas tiene una tarjeta universal utilizada para el contrabando que puede abrirla porque no es de alta seguridad, sino mediana. Dice que no pudieron saber quien es y que no se dieron cuenta que el google glass estaba adaptado para transmitir sin satélite porque lo rompieron inmediatamente.
-          Sacha. Decile que esperaremos a la noche.
-          Maximiliam. Ya lo transmito.
-          Verónica. Me ofrezco a ir a sacarlo, en estas montañas puedo llegar allí sin ser vista
-          Piero. Hago el apoyo.
-          Sacha. Si toman más prisioneros no podremos rescatarlos, tenemos que llevar la filmación para que llegue a la Resistencia.


            En silencio y en una tensa calma, huemules y timbúes esperan la noche.